Un proyecto ferroviario claramente europeo

Crédito: www.wallconvert.com

Toda la actualidad

Ver en la cartografía

El 15 de abril de 2016 el Consejo de Estado anuló la declaración de utilidad pública de las obras necesarias para la ejecución de la LGV Poitiers-Limoges. Teniendo en cuenta la decisión y las conclusiones del Consejo de Estado, esta nueva línea considerada por la asociación como el primer eslabón de la Vía Atlántica transversal europea ya no podría desempeñar su función.

En el debate público que se celebró en 2006 para la ejecución de esta nueva línea, la asociación había abogado por el tercer escenario meridional presentado por RFF y 13 de los 22 informes de participantes habían hablado de ello. (2006 - Debate sobre el proyecto Poitiers-Limoges P.57). Este escenario prevé una bifurcación de la nueva vía de gran velocidad y de trazado único Tours-Burdeos, a medio camino entre Poitiers y Angulema, que permitirá intercambios competitivos del norte al sur de la fachada atlántica con un solo enlace de conexión desde Limoges.

Así, la mal denominada conexión Poitiers-Limoges, debe volver a considerarse dentro de la perspectiva global de un eje de desarrollo europeo que conectará la fachada atlántica con el este de Europa: la Vía Atlántica, una eficaz conexión ferroviaria de mercancías y viajeros que unirá Rennes/Nantes y la Península Ibérica/Burdeos con Lyon, Turín/Milán y más allá, hasta Budapest.

La ejecución de este corredor europeo contribuye al desarrollo de los puertos del Atlántico desde Brest hasta Lisboa. La LGV Poitiers-Limoges se concibió como vía única en un 64 % de su trazado, lo cual ya no es posible si tenemos en cuenta la puesta en común de los servicios y las múltiples conexiones en una misma línea.

Trazar estas nuevas líneas uniendo importantes núcleos económicos con una importante densidad de población y actividades industriales proporcionará a los territorios atravesados infraestructuras productivas que estimularán sus actividades. Permitirá que cada región pueda utilizar sus diferentes medios de transporte en las vías de gran velocidad para mejorar el rendimiento de las otras conexiones. (SR-GV Servicio Regional de Gran Velocidad).

Lo que ganarán los territorios

La asociación aboga por la inclusión de la Vía Atlántica durante de la revisión de 2023 del RTE-T (Red Transeuropea de Transporte), que define los grandes corredores de circulación en el espacio europeo. Si los tramos que se van a realizar para dar forma a la Vía Atlántica se reconocen como eslabones perdidos (missing links), podrían beneficiarse de hasta un 40 % de fondos europeos.

La tarea principal de es federar a todos los colectivos y agentes económicos con el apoyo de los miembros definidos.