planteó las siguientes propuestas durante el encuentro con Jean Mallot, asesor especial de Alain Vidalies, el 16 de junio de 2016:

Reconsiderar la POLT

para tranquilizar a los vecinos sobre el futuro con una propuesta de servicio de transporte garantizada por una nueva gobernanza, junto con la LGV Poitiers-Limoges.

Introducir/tener en cuenta los servicios transversales en la Poitiers-Limoges,

uno de cuyos ejes estructura la ALPC Guéret-Limoges-Poitiers-Niort-La Rochelle con la realización del shunt de St-Sulpice Laurière y la electrificación de St-Sulpice-Guéret.

Anunciar un calendario de puesta en servicio

de la Poitiers-Limoges y de la POLT en su nueva dinámica.

Anunciar que la Poitiers-Limoges terminará por unirse con la POCL

para formar parte del gran núcleo ferroviario de Lyon y la apertura hacia Italia. Conseguir de esta manera la conexión del corredor atlántico con el corredor mediterráneo para restablecer el equilibrio del mapa de la RTE-T, que actualmente deja de lado al Macizo Central y a una gran parte de la fachada atlántica, y materializar así la Vía Atlántica.

Crear todos los elementos necesarios

para proporcionar al Consejo de Estado los medios para tomar su decisión con total imparcialidad.

No se trata de invalidar la decisión del Consejo de Estado, sino de continuar con la reflexión que debe desembocar en la ejecución del proyecto alegando los argumentos que no trata la institución. Todo depende del lugar que el político quiera concederle al ferrocarril dentro de la futura movilidad sostenible.

Ver en Poitiers-Limoges et POLT pour un nouveau départ (FR)