Juntos por la Vía Atlántica

El jueves 16 de junio de 2016, Michel Caniaux (delegado general de ) y Guillaume Bertrand (secretario general) fueron recibidos por Jean Mallot (asesor especial de Alain Vidalies, Secretario de Estado francés responsable de los transportes, el mar y la pesca). En la entrevista se habló sobre el curso que se le dará a la anulación de la Declaración de Utilidad Pública de la LGV Limoges-Poitiers por parte del Consejo de Estado.

La asociación volvió a abordar el principal argumento de la sentencia del Consejo de Estado, que considera que el proyecto de la LGV Limoges-Poitiers constituye "un simple enlace que une Limoges a la red ferroviaria de gran velocidad sin ninguna posibilidad de realizar modificaciones posteriores".

La asociación recordó que esta sentencia no hace referencia al proyecto de enlace este-oeste del que se había dejado constancia en la ley sobre el Grenelle del Medio Ambiente. Esto sigue apareciendo en los textos legales de los proyectos de LGV que se van a realizar a más largo plazo. Permite tener otra visión del proyecto de LGV Limoges-Poitiers como el primer eslabón de un eje ferroviario este-oeste que debe unir la región de Lyon con la fachada atlántica apoyándose también en el proyecto de la LGV París-Orléans-Clermont-Lyon.

Obviamente, insistió sobre el hecho de que el proyecto de la LGV Limoges-Poitiers no debe ser un fin en sí mismo, sino el primer eslabón para comunicar un vasto territorio del corazón de Francia, cuya superficie supera el tamaño de Portugal y que se encuentra desprovisto de infraestructuras ferroviarias eficaces. En este contexto, en lugar de intentar oponer el proyecto de la LGV Limoges-Poitiers a la modernización de la POLT (línea clásica que une París con Toulouse pasando por Orléans y Limoges), parece más sensato intentar complementar los dos proyectos para crear el mejor servicio para la población.

Respecto al plan de financiación, hubiera sido necesario tener en cuenta la dimensión europea del proyecto que debe afianzarse mucho más articulándose con la modernización de la conexión ferroviaria Burdeos-Limoges-Guéret-Lyon. Esta se inscribe en un eje ferroviario de una dimensión europea indiscutible que consiste en unir la Península Ibérica con Europa Central. Además, un trabajo sobre el desarrollo de la multifuncionalidad de la conexión de la LGV Limoges-Poitiers, integrando otras comunicaciones de carácter regional e interregional del tipo "trenes rápidos entre aglomeraciones", sería ideal para reforzar todavía más la viabilidad económica del proyecto.

En un momento en que las nuevas regiones se han puesto en marcha, parece sorprendente que el Macizo Central, así como dos regiones fronterizas tan importantes como "Aquitania-Limusín-Poitou-Charentes" o "Auvernia-Ródano-Alpes" sigan estando desprovistas de una conexión ferroviaria reconocida a nivel nacional que las conecte de este a oeste.