está satisfecha con la declaración de utilidad pública relativa a la LGV Limoges-Poitiers, firmada por el prefecto el 11 de enero, en primer lugar por el futuro de Limusín y porque contradice por una vez las recomendaciones de los «grandes responsables» del transporte ferroviario que nunca han querido considerar este proyecto en su integridad.

Para la asociación es fundamental que la LGV Limoges-Poitiers también se considere como el primer eslabón de un eje ferroviario europeo que pretende unir Italia y Europa Central con la fachada atlántica, colaborando en la estructuración de la futura gran región Aquitania - Poitou-Charentes - Limusín.

Respecto a su plan de financiación, hay que reconsiderar el proyecto urgentemente para mejorar su rentabilidad:

  • Desde su apertura, la LGV Limoges-Poitiers, la primera nueva infraestructura que llega a la zona del Macizo Central, debe apoyarse en la red ferroviaria existente y favorecer el desarrollo de trenes interregionales orientados de este a oeste (Guéret-Limoges-Poitiers-La Rochelle, Limoges-Poitiers-Nantes/Rennes e incluso Limoges-Poitiers-Burdeos) con un material adaptado para integrarse en los medios de transporte de la vida cotidiana.
  • El eje Burdeos-Lyon vía Limusín debe rehabilitarse para formar la espina dorsal de un eje ferroviario europeo este-oeste, la Vía Atlántica, fundamental para consolidar la posición de la LGV Limoges-Poitiers como uno de los primeros eslabones.
  • Incluso con una coyuntura financiera limitada, considera que las inversiones del estado y de la Unión Europea deben dedicarse principalmente a las regiones olvidadas por la falta de comunicación ferroviaria, en lugar de intensificar la circulación hacia los centros urbanos más grandes. Estos fondos deben servir para proporcionar, en primer lugar, un esquema de comunicaciones más coherente, que consiste en apoyar tanto la red existente (París-Orléans-Limoges-Toulouse (POLT) – Enlace ferroviario Lyon-Burdeos) como la creación de secciones de líneas nuevas pensadas para su multifuncionalidad.

La LGV Poitiers-Limoges contribuye al proyecto territorial del triángulo de crecimiento Bretaña-Ródano Alpes-Aquitania, destinado a albergar una parte del crecimiento demográfico que está por llegar, en el marco de una política de ordenación equilibrada del territorio.